Adelanto de elecciones – La fábula del lobo con piel de oveja

El riesgo de adelantar las elecciones, es que la ira ciudadana sea aprovechada por opciones políticas que destruirían el futuro económico del país.

0
877

El pedido de adelanto de elecciones planteada por el Presidente de la República, más que un motivo de alegría, debería ser un motivo de tristeza,  porque es la mejor muestra del fracaso que como país tenemos de poder conducir nuestro futuro por una senda de desarrollo estable.

No cabe duda que este fracaso viene incubándose desde que cayó el fujimorismo de los 90; reemplazamos la corrupción de gobierno por la empresarial, asesores corruptos por presidentes corruptos, compra de la línea editorial por el pago de publicidad estatal, tránsfugas por la renuncia por conciencia; es decir, lo único que cambiamos fueron formas y actores, antes fue Montesinos, ahora es la izquierda de Humala y Villarán, los cómplices de Toledo, los funcionarios de García y la tecnocracia con sus puertas giratorias, al más puro estilo de PPK.

En este escenario, es importante identificar el problema real que tenemos como país; el cual, no es la existencia de un congreso desprestigiado, o la necesidad de una reforma política o judicial, las que en si mismo no resuelven nuestros problemas de desarrollo; los verdaderos problemas son: La radicalización del discurso político, la inestabilidad del modelo económico de mercado y la incompetencia de los gobernantes para gestionar la cosa pública.

Por eso es tan grave la situación actual; aprovechándose de la ira ciudadana, opciones políticas de izquierda promueven la abolición del modelo económico vigente acusándolo de los males nacionales; pero la pregunta es: ¿El culpable de la corrupción y la pobreza es el modelo de mercado?, ciertamente no; los modelos económicos no se corrompen, se corrompen las personas y da la casualidad, que gran parte de la corrupción denunciada se imputa a gobiernos ligados políticamente a la izquierda; gobiernos que además se caracterizaron por un alto nivel de incompetencia en la gestión.

Nos encontramos entonces ante una encrucijada para la próxima elección, entre los lobos con piel de oveja provenientes de la izquierda, promotores de modelos económicos fracasados, como Antauro Humala, Gregorio Santos, Cáceres Llica, Mesías Guevara, Vladimir Cerrón, Walter Aduviri, Verónica Mendoza; Maritza Glave, Indira Huilca, Marco Arana, Julio Guzmán y la ausencia de una propuesta política de derecha, que defienda la inversión privada como la mejor forma de seguir saliendo de la pobreza, a través de la creación de empleo diversificado, sostenimiento de la política monetaria, capacidad de gestión y liderazgo de acción.

Por eso, el adelanto de elecciones, únicamente favorece a los sectores de izquierda y constituye una trampa en contra de las nuevas opciones políticas en proceso de construcción; Vizcarra y sus seguidores juegan por su propio interés político; el riesgo es grande y tendrá que ver con bajarnos o seguir en el tren del progreso; la decisión equivocada no tendrá retorno.

Suscríbete a nuestro boletín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here