Buenos Aires en la conversación de las Ciudades Globales

Por Carlos Lazzarini, periodista, especialista en Ciencia Política y Opinión Pública. Autor de “La Conversación Politica, dirigentes, medios y audiencias” @calilazzarini

0

Se habla de un nuevo paradigma en las democracias occidentales acerca de cómo y dónde se utiliza el poder para solucionar los problemas de la sociedad moderna. Asistimos a un claro desplazamiento del poder hacia las ciudades. Un nuevo localismo en tiempos de globalización. Extraordinario tiempo de convergencia multimodal de lo local-global y, a la vez, global-local.

Abundan los datos que evidencian un mundo cada vez más urbano. También sobre el inexorable y cada vez más pronunciado protagonismo de las ciudades en el Siglo XXI. Esto genera un intenso debate sobre las nuevas agendas urbanas, liderazgos locales (y a la vez globales), el rol de los alcaldes, y modelos de gobernanza. La generación de riqueza y recursos se acumulan en ciudades globales desempeñan un rol cada vez más preponderante como motores de la economía mundial.

Hay, actualmente, 28 megaciudades con más de 10 millones de habitantes que contrastan con pequeños estados. Más aún si consideramos los grandes conglomerados urbanos, las zonas metropolitanas, y corredores urbanizados trasnacionales (Banana Azul, Banana Dorada). Datos suficientes para reflexionar sobre las nuevas forma del orden mundial. En paralelo, o acompañando este proceso, un grupo de ciudades globales desarrollan nuevas capacidades y competencias de gobernanza política y económica.

Publicidad

Hace tiempo que este grupo de ciudades globales, en el que podemos mencionar a Paris, Londres, Berlin, Madrid, Tokyo y Nueva York, entre otras tantas, establecieron un extraordinario proceso de conversación permanente. Conversan más allá de sus estados. Forman redes, muchas veces colaborativas, distribuidas. Lideran procesos globales como, por caso, el que lleva adelante Paris para mitigar los efectos del cambio climático. Cuestiones de movilidad sustentable, cohesión social, territorio, vivienda, talento, son algunos de los ejes de diálogo y prácticas comunes. Ocurre que suelen tener comportamientos y desafíos más similares entre si que el comparten con sus propios estados.

La ciudad de Buenos Aires hace tiempo que trabaja con políticas y agenda común a estas ciudades globales. Y no solo eso. Ahora conversa e incentiva instancias de dialogo entre las más destacadas. Por caso, son frecuentes los encuentros entre el jefe de gobierno Horacio Rodriguez Larreta y la alcaldesa de Paris Anne Hidalgo. No solo se brindan apoyo mutuo sino que se muestran cada vez más interesados en promover estas instancias de conversación.

Es en ese sentido que, en paralelo a los encuentros del G20, desde el Gobierno de la Ciudad se promueve el Urban 20 (U20). Al Igual que el encuentro entre los jefes de estado, tendrá su epicentro en octubre en Buenos Aires. Ya tuvo su presentación oficial en Paris y se transita una intensa agenda que continúa este fin de enero en la capital francesa con los representantes de los alcaldes que ya comprometieron su presencia. Son muchos los temas comunes sobre los que conversan las Ciudades Globales. De cara al U20, los lideres locales trabajan, en este caso, sobre tres ejes fundamentales: cambio climático, el futuro del trabajo y la integración social.

Estos lideres de ciudades globales tendrán la oportunidad de elevar propuestas a los jefes de estado del G2. Pero fundamentalmente, la posibilidad de enriquecer el dialogo urbano que asoma como una de las conversaciones más interesantes y significativas con implicancias para el desarrollo futuro del orden mundial. Si las ciudades siguen construyendo redes en busca de soluciones comunes, quedará claro que su poder se convertirá en poder global.

*Autor de “La Conversación Política, dirigentes, medios y audiencias”

Suscríbete a nuestro boletín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here