¿Cómo ser candidato y no morir en el intento?

Por Carlos Villota Santacruz, internacionalista, comunicador social y periodista, experto en marketing político y marketing de ciudad. Coautor del Libro Gobierne bien y hágalo saber. @villocol

0
137

El año 2018, será un año electoral en países como México y Colombia. Muchos hombres y mujeres en calidad de ciudadanos en ejercicio presentarán sus nombres a cargos de elección popular. Es cierto, que se abre para ellos una ventana de servicio público, pero también comienzan el camino de ¿ser candidatos y no morir en el intento?

Si miramos casos específicos como el del actual presidente de Argentina Mauricio Macri o su homólogo estadounidense Donald Trump, podemos ver que no murieron en el intento. En ese contexto, el valor de la palabra, fue la fuente para alcanzar la meta. Todo por cuenta, que  el éxito en las urnas representó, de manera inmediata asumir el rol que los tiene hoy como líderes de sus respectivos países.

Aspirar a un cargo público, es tener conciencia, que el tránsito de ciudadano a gobernante, se define en las urnas. Por la voluntad popular. Un rol que se alcanza con planificación, trabajo, liderazgo y corazón, con el apoyo de la comunicación política. Esta es una ciencia del conocimiento altamente flexible y que evoluciona con el tiempo, que tendrá su climax académico,  en Ciudad de México, en el marco de la XII Cumbre Mundial de Comunicación Política del 6 al 8 de febrero de 2018. De entrada, surgirá un interrogante:

¿El silencio en una campaña, es comunicación?

La respuesta es . Hasta el silencio es una acción política; porque la política se nutre del convencer y persuadir. Si el reto de asumir una candidatura es conseguir votos y ganar las elecciones, una vez electo se debe saber preparado para gobernar. Gobernar con coherencia desde una acción local con visión global, es decir, gobernar bien, pero a la vez saber comunicar lo que se hace, lo que se ejecuta, lo que  se proyecta. Edificar futuro. En el caso que nos ocupa de México y Colombia, la oportunidad y el reto es legislar dialogando con los ciudadanos, con rendición de cuentas, trasparencia y con capacidad futurista de largo plazo.

¿Cómo ser candidato y no morir en el intento? Una interrogante que estará en la agenda pública de dos países con una alta tradición democrática, en medio de la polarización y efectos de fenómenos naturales y la puesta en marcha de paz desde el territorio.

En mi calidad de consultor de comunicación política, invito a quienes tienen pensado a mediano y largo plazo asumir un rol, que significa una oportunidad de tomar un  liderazgo histórico,  analizar en detalle; su agenda la imponen las ciudades, sus habitantes. La comunicación globalizada segundo a segundo.

A manera de análisis para los partidos políticos en México y Colombia que van a aspirar a un cargo público por voto popular en los próximos meses – debe quedar claro  que cada campaña es diferente, que no hay candidatos iguales o similares – lo que impacta en la tierra del tequila en el discurso, no lo puede ser tanto en la tierra del café. Lo que sí es claro, es que al ganar las elecciones, la candidatura alcanza otra dimensión que es la de legislador. La clave para el éxito, es saber, para quién  quiere ser candidato, para qué se quiere ser Congresista. En su ruta, los primeros cien días serán definitivos. Porque cada vez que se gana una elección – y no se muere en el intento-, en calidad de candidato, los ciudadanos tienen una esperanza. Abrazan futuro. Y la verdad; no se puede ser inferior a un reto, del que se hablará en los cuatro puntos cardinales de un municipio, una región o un país.

Ahora, de lo que se habla es del triunfo de Macri en Argentina. Del triunfo de Trump en Estados Unidos, de la segura derrota de la Revolución Bolivariana en Venezuela, -en una próxima elección- que marcará un antes y un después para el Gobierno de Nicolás Maduro, en medio de una crisis sin precedentes, que pronosticamos en la ciudad de Buenos Aires en el 2013, que hoy ocupa las primeras planas de los medios de comunicación del mundo. Un escenario político y geopolítico que estará en la agenda de la próxima cumbre Mundial de Comunicación en la Ciudad de México, gracias al equipo que hace posible este escenario académico encabezado por Daniel Ivoskus, donde tiene hombres y mujeres con un alto sentido de pertenencia por esta profesión que hace posible conversar con los ciudadanos. Todo gracias a que la comunicación política, es una ciencia que evoluciona y se trasforma desde la palabra. Es la palabra, la que nos invita a pensar en grande. A pensar inteligente.

Si hay candidatos, que saben el significado integral de su aspiración, si saben que es un triunfo y una derrota en las urnas, con seguridad México y Colombia avanzarán en gobernabilidad, liderazgo, transparencia y rendición de cuentas. Todos los que suman en adelante una candidatura tienen la posibilidad de delinear una propuesta de campaña con visión de futuro a 20 y 30 años. La razón, en un mundo globalizado la política se ejerce con vocación de servicio, con pasión y una permanente comunicación; como quedó evidenciado en la segunda semana de febrero, en una ciudad como la capital azteca sacudida por uno de los terremotos más grandes de su historia, que levantó la solidaridad nacional e internacional. El tiempo no se detiene. Y qué mejor de la mano de la comunicación política y de más de un centenar de profesionales como Antonio Sola, Toni Puig, Yago de Marta, Luis Duque, Vero Ríos, David Ross, Diego Dieguez Ontiveros, Martha Hernández, Andrès Lizarralde Henao, Alfredo Davalos, Daniela Aruj y el autor de esta columna de opinión entre otros, que dejo a su consideración. Nos vemos en  Ciudad de México del 6 al 8 de febrero de 2018.El lugar: Hilton México City Reforma.

A propósito de este comentario ¿usted qué piensa? E-mail carlosvillota56@gmail.com

Suscríbete a nuestro boletín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here