¿DEMAGOGIA, POPULARIDAD O VERDAD EN EL DISCURSO POLÍTICO?

¿Cómo se comportan nuestros políticos?

0
750
Polítika UCAB

En la obra La política en tiempos de indignación (2016), Daniel Inneraty, escribió “Platón formuló la versión más irreconciliable del antagonismo entre el poder y la verdad al considerar que la política democrática prefiere sistemáticamente la popularidad a la verdad”, una frase que describe el aspecto más crítico de nuestra política, la demagogia como acción política.

Y hablamos de demagogia porque justamente ella es la “práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular” la “degeneración de la democracia (…) apelando a los sentimientos elementales de los ciudadanos”; una práctica moderna del pan y circo de la época romana, traducido hoy en el ofrecimiento vacío, el populismo sin medida de los Cantinflas de la política.

Y la política nacional es un excelente caldo de cultivo para esta práctica, porque ella es esencialmente informal en lo programático, es prácticamente inexistente la campaña política que se sustenta en estudios cuantitativos o cualitativos para identificar la problemática social y construir una propuesta de gobierno basada en políticas públicas viables, con programas ejecutables y plazos establecidos; de lo contrario, los gobiernos que asumen el poder tendrían la fortaleza conceptual necesaria para implementar sus planes y no como sucede hasta ahora.

El problema es, que a la mayoría de líderes políticos no les interesa profundizar estos estudios por distintas razones; primero, porque requieren una capacidad técnica del líder que la mayoría no tiene, como tampoco tienen la experiencia real de gestión para aplicarlas; lo que la mayoría prefiere es el discurso ideológico o la propuesta demagógica, con propuestas generales que no nos dice nada de cual es el rumbo que le quieren dar al país.

Por otro lado, al carecer de partidos políticos con una clara propuesta económica y social del país, se fomenta que tengamos políticos saltimbanquis que bajo el endeble concepto del “criterio de conciencia” cambien de partido una y otra vez, normalmente hacia el partido de gobierno o quién lidera las encuestas, en la búsqueda de mayores beneficios; ¿Un político que cambia de partido en cada elección puede ser confiable?; seguramente no; pero en su discurso buscará hablar a favor de alguien o en contra de alguien, sin proponer o mantener una propuesta.

Además, estos partidos o clubes de interesados cambiarán su línea y opinión según las tendencias electorales les plantee dicha necesidad; el último cambio del partido PPK a “Contigo”, es una muestra clara; utilizan un nombre identificado con la canción “contigo Perú” que unificó el sentimiento nacional durante el mundial de futbol de Rusia y que los publicistas escogen por un tema comercial y no por una definición política con la finalidad obvia de buscar un nuevo inquilino que utilice el logo y la inscripción electoral para las elecciones del año 2021; es decir, como medio de cambio.

Es lamentable la situación de nuestra política y aunque no sean los comentarios más populares, debemos seguir insistiendo en buscar la verdad para derrotar la demagogia, la necesidad de fundar una opción programática que construya una visión sustentable de país para las próximas décadas, es una obligación de los peruanos que queremos el bien del país.

La campaña electoral para las elecciones generales 2021 ya comenzó.

¡No dejemos el camino abierto a los demagogos!

Suscríbete a nuestro boletín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here