Donald Trump, a Theresa May: “El Brexit matará un acuerdo comercial entre EEUU y Reino Unido”

Trump advirtió de que el plan de May para el Brexit "matará probablemente un acuerdo" con Estados Unidos. "Yo habría negociado de una manera muy diferente", declaró Trump. "De hecho, le dije a May cómo tenía que hacerlo, pero no me escuchó".

0

La ‘premier’ Theresa May ha instado al presidente Donald Trump a aprovechar “la oportunidad sin precedentes” del Brexit para alcanzar un acuerdo de libre comercio“que sirva para crear empleos y fomentar el crecimiento en el Reino Unido y en Estados Unidos”.

Sin embargo, en una entrevista concedida a ‘The Sun’, Trump advirtió de que el plan de May para el Brexit “matará probablemente un acuerdo” con Estados Unidos. “Yo habría negociado de una manera muy diferente“, declaró Trump. “De hecho, le dije a May cómo tenía que hacerlo, pero no me escuchó”.

En declaraciones al tabloide de Rupert Murdoch, Trump critica sin rodeos el plan de May “porque al final tendríamos que negociar con la UE y no con el Reino Unido“. La entrevista, publicada horas antes de la cumbre entre los dos mandatarios en Chequers, ha reactivado la ira de los conservadores euroescépticos, que acusan a May de querer convertir al Reino Unido en un “estado vasallo” de la UE.

Trump aseguró que May ha actuado al final “de la manera contraria” a lo que él recomendó y que los resultados han sido “muy desafortunados”, incluida la dimisión de Boris Johnson. Trump reiteró su aprecio por el ex secretario de Exteriores y aseguró que sería “un gran primer ministro”.

Durante la cena de gala en el Palacio de Blenheim, May prefirió pasar por alto las críticas veladas de Tump a su planes para suavizar el Brexit y retó a su huésped a “derribar las barreras burocráticas que frustran a nuestros líderes económicos a ambos lados del Atlántico”.

“Winston Churchill dijo una vez que tener a Estados Unidos de su lado era la mayor de sus satisfacciones”, dijo la ‘premier’. “El espíritu de la amistad y la cooperación entre nuestros países, nuestros líderes y nuestra gente tiene una larga y orgullosa historia y ha forjado la más especial de las relaciones. Por el beneficio de nuestros pueblos, trabajemos juntos por un futuro más próspero“.

Trump había llegó al Reino Unido, procedente de Bruselas, agitando la tormenta política en el Reino Unido. El presidente insinuó que el plan de May, que ha provocado las iras de los euroescépticos, no es lo que votaron los británicos.

“Parece que el Reino Unido quiere volver a involucrarse con Bruselas, al menos parcialmente”, declaró Trump. “Creo que le gusto mucho a los británicos y que estamos de acuerdo en el tema de la inmigración, por eso votaron a favor del Brexit”, dijo Trump. “Los británicos votaron por la ruptura e imagino que eso es lo que harán… Brexit es Brexit“.

“Un racista sin respeto”

Diputados británicos de todos los partidos han criticado este viernes el ataque del presidente. La portavoz laborista de Exteriores, Emily Thornberry, ha dicho que Trump fue “extraordinariamente grosero” por “comportarse así con su anfitriona”. “¿No le enseñó nada su madre? No es manera de comportarse” , ha declarado la política de la oposición en el programa Good Morning de ITV, donde ha cargado además contra la sugerencia del líder republicano de que el dimisionario ministro británico Boris Johnson, rival de May, sería “un gran primer ministro”. Thornberry ha advertido no obstante de que la dirigente conservadora debería “plantarle cara”, y ha opinado que “está dejando mal al país al no hacerlo”.

En la red social de Twitter, numerosos diputados se han solidarizado con May y con otros blancos de los ataques de Trump, como el alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, de origen pakistaní, de quien dijo que “está haciendo muy mal trabajo” en materia de terrorismo.

La conservadora Sarah Wallaston ha calificado de “repulsiva” la entrevista en ‘The Sun’ y ha dicho que el presidente “está decidido a insultar a May”, para añadir que, si este es el precio a pagar por un acuerdo con EEUU, “no vale la pena”.

La laborista Anna Turley ha señalado que Trump “es una racista y no tiene respeto”por este país, y se ha preguntado por qué se ha permitido que él y su esposa Melania se reúnan esta tarde con la reina Isabel II, el mayor honor diplomático.

Rupa Huq, del mismo partido, ha tildado de “horrible” el ataque a Khan, que ha considerado un ejemplo de “islamofobia”.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, ha subrayado hoy que “al presidente le cae muy bien la primera ministra y la respeta mucho”, y ha señalado como prueba una línea de la entrevista donde afirma que “es muy buena persona”.

Tras la controversia de ayer, May se ha mostrado hoy deseosa de sentarse con Trump para hablar con él sobre su posición negociadora en el Brexit. “Está deseando sentarse con el presidente y hablar con él a través del libro blanco”, ha declarado el portavoz de las propuestas del Gobierno de May cuando ha sido preguntado por la entrevista concedida por le norteamericano.

Trump, por su parte, ha afirmado hoy que la relación de su país con el Reino Unido es “muy, muy fuerte”, al inicio de su reunión con May en la residencia oficial de esta en Chequers, a unos 65 kilómetros de Londres. En una breve comparecencia conjunta antes de empezar su entrevista, Trump ha dicho a los medios que “probablemente” los dos mandatarios nunca han desarrollado “una relación mejor”que en la cena de gala que ella le ofreció anoche en la mansión inglesa de Blenheim, al inicio de su primera visita oficial a este país.

Un ‘Angry Baby’ para Trump

Aunque la estancia de Trump está considerada como “visita de trabajo”, la recepción en Blenheim fue lo más cercana posible a la una visita de Estado, con honores militares, el Gobierno en pleno y las mejores galas para agasajar a Trump y Melania, vestida de amarillo, frente al rojo elegido por May, a quien cogió nuevamente de la mano el presidente para subir las escaleras de entrada al palacio.

Salmón escocés, ternera inglesa y fresas autóctonas (rematadas por helado de crema, al gusto del huésped) fue el menú que elegido para la ocasión. De camino hacia el palacio y a la salida de la residencia del embajador norteamericano en Londres, el presidente norteamericano fue recibido por decenas de manifestantes que corearon “¡No te queremos aquí!” y exhibieron pancartas con la consigna ‘Dump Trump!’.

El presidente no ha negado su incomodidad ante las jornada de protestas en el Reino Unido por su visita y declaró a ‘The Sun’ que “no se siente bienvenido” en Londres. “Solía encantarme la ciudad de Londres. No había vuelto en mucho tiempo. Pero, cuando no te hacen sentir bienvenido en un sitio, ¿por qué vas a quedarte?“, aseguró el presidente. “Supongo que cuando despliegan hinchables para no hacerme sentir bienvenido, no tengo razón para ir a Londres”, añadió.

Un globo inflable de siete metros con Trump en pañales, bautizado como ‘Angry Baby’, será la principal atracción de la manifestación que el viernes recorrerá el centro de Londres en protesta por la visita del presidente norteamericano, que ha eludido todo lo posibles la capital británica y el viernes partirá rumbo a sus campos de golf en Escocia, previa reunión con Theresa May en la residencia de Chequers y el té de rigor con la reina Isabel II en el castillo de Windsor.

Fuente: Mensaje 360

Suscríbete a nuestro boletín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here