EL CAMBIO CLIMÁTICO INFLUYE EN LA DEFENSA NACIONAL

0
314

Mucho se dice, se escribe, se discute a nivel internacional sobre el cambio climático, sobre su efecto en el planeta, de los desastres y fenómenos naturales que ocasiona, también la ONU mediante La Convención del Cambio Climático ha definido al cambio climático como un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos comparables. (Artículo 1, párrafo 2), lo que es cierto que son evidentes los cambios en el clima a escala global, regional y nacional.

Los cambios que se están manifestando en la variación de los parámetros climáticos, tales como la temperatura, las lluvias torrenciales, sequías, trayendo como consecuencia una mayor ocurrencia de fenómenos meteorológicos extremos, que algunas veces ocasionan catástrofes. En el caso peruano, se agudiza por estar ubicado nuestro país en una zona muy activa de interacción tectónica y volcánica que genera condiciones de alta sismicidad. La alteración de las condiciones océano atmosféricas ocasiona fenómenos recurrentes muy destructivos y la existencia de la Cordillera de los Andes determina una variada fenomenología de geodinámica externa que amenaza permanentemente al país, todo ello afecta a la población, porque se da el caso que no hay planificación urbana adecuada y se agudiza con la construcción de estructuras en lugares vulnerables a inundaciones. Ante ello es mejor adoptar una visión clara, posición prudente y proactiva y anticiparse ante un eventual desastre, para hacerle frente y mitigar su incidencia.

Ahora bien, la relación existente entre el cambio climático que ocasiona los desastres naturales y la Seguridad del Estado, con alcances sobre la defensa nacional, constituye un fenómeno que, abarca en el plano nacional, regional y global, está concitando un creciente interés porque las manifestaciones son devastadoras y esto lo hemos apreciado con el Fenómeno del Niño en diferentes años, que han tenido un gran poder de devastación y en ocasiones con alcances transnacionales ya que se ha recibido apoyo humanitario para salir adelante, para estos lamentables eventos las Fuerzas Armadas han estado presente desde el primer momento, tanto con personal como con material, un ejemplo claro son los puentes aéreos que dan supervivencia a los lugares más difíciles de llegar.

Ante esta realidad, se está prestando mucho interés en conocer la modalidad o tipo de operaciones que las Fuerzas Armadas deben emplear ante la ocurrencia de situaciones de desastres naturales, ya que involucra a los diferentes niveles de gobierno y obviamente en las tomas de decisiones, por ello es necesario pensar en una reconfiguración de los conceptos de para la estrategia de Seguridad y Defensa Nacional, porque vemos que no sólo es un tema que involucra a Perú sino también es una situación global, pero por ello  no debemos dejar de considerar en el planeamiento las amenazas externas e internas que es el foco principal de la Defensa. Debemos no solo considerar los conceptos tradicionales y restringido, como son la protección del territorio, la soberanía y población sino también las situaciones donde hay influencias como lo es la globalización, que, sin ser de naturaleza exclusivamente militar, pueden interferir en el logro de los objetivos nacionales y que se pueden considerar como amenazas no convencionales, pero lo que es cierto es que estamos en una transición lenta para establecer diferencias entre conceptos estratégicos con los de intereses vitales y volver a definir los que son riesgos y amenazas, con ello también establecer bien las capacidades de las Fuerzas Armadas para afrontarlo.

No debemos olvidar que también influye el cambio climático y sus consecuencias en forma directa al personal, a las propias instalaciones y los medios de las Fuerzas Armadas que se ubican en las zonas de desastres naturales, por ello se debe planear sus reubicaciones, sin descuidar el atender al requerimiento que las autoridades civiles para mitigar los efectos de una emergencia por causa de algún fenómeno natural complicado.

Por lo anteriormente descrito, es importante insistir que se debe reevaluar los planeamientos y misiones de las Fuerzas Armadas e inclusive como colaboración se debe tomar medidas definidas para la adquisición de sistemas de armas con bajos consumo de energía y de emisión y en la parte administrativa entre otras medidas, evitar el consumo de productos con envases de plástico y pretender el no uso de papel, planes para mitigar el cambio climático, entre otras medidas; además es muy importante la concientización al personal y recibir todas las iniciativas para reducir o mitigar los efectos; como se denota que el cambio climático influye en la Defensa Nacional.

Luis Cabrera Minaya
MAG. en Desarrollo y Defensa Nacional

Suscríbete a nuestro boletín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here