La gestión de la comunicación gubernamental o política empieza desde las primeras horas del día. Cada mañana, el profesional de la comunicación, inicia la jornada con una revisión minuciosa de la información generada por los medios de comunicación. Una técnica conocida como Clipping o seguimiento de medios.

El comunicador analiza a profundidad los temas, que han tratado los medios, que tienen relación con la institución o político. Ese análisis cualitativo y cuantitativo servirá como insumo para tomar decisiones para mantener una imagen pública positiva.

Como menciona Enrique Leite (2014), todas las mañanas se deben elaborar resúmenes de noticias. Este documento contendrá el título de la noticia, resumen de la nota, página, sección, duración, tono (positiva, negativa o neutral), entre otros elementos de clasificación noticiosa.

Por ejemplo, se identifica que un grupo de ciudadanos planifica una manifestación en rechazo a las políticas de seguridad social. Con la información recabada, se puede identificar a los actores de la manifestación y cuál es su postura frente al tema. Con esos datos las autoridades tomarán las medidas necesarias para solventar la problemática.

Si bien es cierto una crisis es difícil de prevenirla; sin embargo, con el monitoreo se puede dar seguimiento a un tema que podría tener asidero en la opinión pública.

Un archivo con los recortes de los diarios, audios, videos, o enlaces de páginas webs contribuirán en la elaboración de un resumen de prensa completo. Asimismo, los motores de búsqueda focalizarán los temas que se abordan en las redes sociales.

Cabe recalcar, que la gestión de la comunicación debe ser medible, de lo contrario no podemos evaluar el impacto de las acciones comunicacionales.

Suscríbete a nuestro boletín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here