Eliminando a la menuda competencia

Por José Manuel Villalobos Campana, Secretario General del Concejo en la Municipalidad Metropolitana de Lima. Presidente el Instituto Peruano de Derecho Electoral, Democracia y Gestión Pública.

0

Como parte del proceso de la Reforma Electoral, la Comisión de Constitución y Reglamento del Congreso de la República aprobó el dictamen que propone la eliminación de las Organizaciones Políticas Locales (OPL) de alcance provincial y distrital de la Ley de Organizaciones Políticas, Ley N°28094 y su modificatoria la Ley N° 30404. Este dictamen, de ser respaldado por la mayoría del Poder Legislativo, se aplicaría para las próximas Elecciones Regionales y Municipales 2018.

En la exposición de motivos del proyecto de ley dictaminada se señala que las OPL provinciales y distritales no contribuyen satisfactoriamente con la institucionalización y consolidación del sistema de partidos, debido a que estas organizaciones políticas no tienen una representación mayoritaria.

Las estadísticas electorales muestran que en los últimos años la representatividad de las OPL en las Elecciones Municipales ha sido decreciente. Por ejemplo en las elecciones del año 2002, de un total de 348 OPL provinciales solo ganaron representación en 54 municipios de 194. A diferencia del año 2010, que sólo se presentaron 42 OPL provinciales donde obtuvieron apenas 6 municipios de las 195 comunas provinciales.

Por otro lado, si analizamos las elecciones municipales distritales del año 2010, veremos que de 286 OPL distritales inscritas a nivel nacional que competían por alcanzar alguna de las 1605 alcaldías distritales, solo tuvieron representación en 35,que representan menos del 3% del total de municipios.

La exposición de motivos de la propuesta legislativa en comentario, también señala que las exigencias previstas en la Ley de Organizaciones Políticas para las OPL son mínimas en comparación con los requisitos que se exigen para los movimientos regionales y partidos políticos, no solo para su inscripción registral, sino para la elección de sus candidatos. A las OPL no se les exige realizar procesos de democracia interna.

Otra causa tomada en cuenta para plantear su eliminación es que se encuentra limitada solo a las elecciones municipales; y dependiendo de su alcance, provincial o distrital. En consecuencia, se considera que las OPL no desarrollan una completa vida institucional ya que se encuentran con vigencia limitada al proceso electoral en el que son partícipes. El artículo 17° de La Ley de Organizaciones Políticas dispone que concluidos los comicios se procede a su cancelación de oficio del registro, así obtengan una mínima representación.

Finalmente se aduce que al tener una existencia temporal, no se puede fiscalizar el financiamiento de sus campañas electorales, el cual podría provenir de fuentes ilícitas.

En defensa de estos menudos competidores de los partidos nacionales y movimientos regionales, se debe advertir que son la vía para aquellos vecinos que desean participar en el gobierno municipal de su jurisdicción sin la necesidad de vincularse a uno de ellos; derecho y deber que es reconocido en el segundo párrafo del artículo 31° de la Constitución, por lo que eliminarlas sin una reforma de la Carta Magna podría ser inconstitucional.

También se vulnerarían derechos políticos si esta iniciativa legislativa se aprueba para aplicarla en las Elecciones Municipales 2018, pues de acuerdo a las estadísticas de la Oficina Nacional de Procesos Electorales, entre los años 2016 y 2017 se han vendido más de 800 kits electorales para recabar las firmas que requiere la conformación de una Organización Política Local; varias de las cuales ya lograron su inscripción en el Registro a cargo del Jurado Nacional de Elecciones y están aptas para el próximo año presentar sus listas de candidatos a elecciones municipales provinciales o distritales.

Un dato adicional


El 9 de julio del presente año venció el plazo para que los afiliados a un partido político renuncien a fin que el próximo año puedan postular por otra organización política. Varios militantes han renunciado a sus partidos e iniciado el proceso para inscribir sus propias OPL y ejercer su derecho a ser elegidos; por lo que legislar en contra de ese legítimo derecho sería antidemocrático y enturbiarían unas elecciones que deben ser competitivas.

Suscríbete a nuestro boletín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here