La Segunda Sala Apelaciones del Poder Judicial inició la audiencia donde se definirá el pedido de apelación presentado por la defensa de la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, contra la orden de detención preliminar por diez días.

Keiko Fujimori, junto a su abogada, Guiliana Loza, participa de la diligencia con un chaleco de protección que tiene la inscripción de detenido.

En esta audiencia se verá también los pedidos de apelación de Jaime Yoshiyama, exsecretario general de Fuerza 2011; Adriana Tarazona, encargada de las finanzas de ese partido; el exministro Augusto Bedoya; Marizol Vallese y Erick Matto Monge.

César Octavio Sahuanay, presidente de la Sala, aclaró al inicio de la audiencia que no hubo retraso en la convocatoria de la misma. Fue el plazo más próximo para realizarla con todas las garantías.

Indicó que los abogados de todas las partes tendrán siete minutos para presentar sus alegatos. Al final podrán hacer uso de la palabra los detenidos.

La lideresa de Fuerza Popular se encuentra detenida en la sede de la División de Investigación de Alta Complejidad (Divac), en el Centro de Lima, cumpliendo con lo solicitado por el Poder Judicial, a pedido del Ministerio Público.

La abogada de Keiko Fujimori, Giulliana Loza, indicó a El Comercio que no se está respetando el debido proceso, por lo que se puede entrever que la medida contra su defendida “es abusiva, injusta y arbitraria”.

“No existen razones que evidencien la comisión del delito de lavado de activos respecto a ella ni riesgo mínimo de peligro de fuga u obstaculización”, dijo sobre la audiencia en la que se revisará la medida contra Keiko Fujimori.

La lideresa de Fuerza Popular es investigada por el presunto delito de lavado de activos por los aportes que recibió Fuerza 2011 para financiar su campaña presidencial en el 2011.

Según la tesis de la fiscalía, la ex candidata presidencial y sus coinvestigados habrían formado una organización criminal al interior del partido político Fuerza Popular con la finalidad de cometer actos ilícitos.

 

Fuente: El Comercio

Suscríbete a nuestro boletín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here