La guerra de Siria en números

Por Maira Pereira, Sociólogo y Social Media Strategist.

0

Comenzó como un levantamiento de forma pacífica en Marzo de 2011 con el objetivo de derrocar al Presidente Bashar Al Asad, pero ha desembocado en una guerra civil que ha dejado miles de muertos y desplazados alrededor del mundo. Con esta guerra, se desencadena una crisis de refugiados en Europa como no se desarrollaba en años.

Este artículo esboza números y datos de una guerra que lleva 7 años y que parece no tener una solución a corto plazo. El anhelado derrocamiento del Presidente, la lucha contra el Daesh o Estado Islámico.

Es importante recordar que años antes de que el conflicto iniciara gran parte de la población ya se quejaban de un alto desempleo en el país, extensa corrupción, falta de libertad política y de la represión por parte del Gobierno de al Asad, quien había sucedido a su padre, Hafez, en 2000. He querido esquematizar en este artículo los datos de la guerra desde su inicio, mostrando en cifras la cantidad de víctimas que ha generado este conflicto político.

Inicio del conflicto: 15 de Marzo de 2011.

Incluyendo Siria, 20 naciones han estado involucradas en la guerra.

Para el 2010, se estimaba que la población de Siria era de 21,02 millones de habitantes. Para el 2016, la cifra era de 18, 43 millones de habitantes.

Desplazados: 5,6 millones de personas, según cifras de ACNUR. Registrando así uno de los mayores éxodos de la historia.

Más de 6,1 millones de sirios están desplazados dentro del país, lo que significa que han tenido que huir de su casa a otras zonas o ciudades, pero sin cruzar la frontera. Del total de desplazados internos, 2,8 millones son niños.

Solicitud de asilo: casi 1 millón de personas han solicitado en Europa, principalmente en Alemania y Suecia.

Muertes: Se calculan entre 353.593 y 498.593 personas desde el inicio del conflicto a Marzo de 2018, según estudios del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Sin embargo, se dice que la cifra podría ser más alta debido a las dificultades de organismos para acceder a distintas partes del país.

Hasta ahora, 353.935 personas han sido identificadas, de las cuales 106.390 son civiles (19.811 menores y 12.513 mujeres).

Según datos de UNICEF, más de 500 mil niños  han muerto solo en 2017, siendo así el año más letal para los infantes.

Las ciudades: La ciudad de Homs quedó sitiado durante 3 años. Su población sufrió dificultades para acceder a servicios básicos como el agua y la luz. Esta ciudad fue bombardeada en 2012.

En 2012 comenzó la ofensiva contra Alepo y Damasco, capital del país. Durante este año se dio el primer ataque químico.

La ciudad de Raqa que fue tomada por el Estado Islámico en 2013, fue liberada cuatro años después.

En Julio de 2016 miles de personas quedaron atrapadas en la ciudad de Alepo sin acceso a medicinas o comida durante el asedio de esta.

En Marzo de 2017, más de 5 millones de personas permanecieron sin agua en Damasco debido a la explosión de las vías de suministros de agua.

En Abril de 2018, se registró el segundo ataque químico en Duma. Más de 70 personas murieron y al menos 200 personas fueron heridas.

Ayuda humanitaria: 7.200 personas reciben ayuda humanitaria de Naciones Unidas por primera vez el 14 de Febrero de 2018

13,2 millones de personas necesitan de ayuda humanitaria hasta la fecha. 5,3 millones son niños; Más de 1.000 personas necesitan ser evacuados urgentemente pro razones médicas en Guta.

Bombardeos:

13 países han bombardeado Siria desde que comenzó la guerra: Rusia, Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Canadá, Australia, Holanda, Irán, Turquía, Arabia Saudita, Israel, Bahrein y Jordania.

Además de estos 13 países, 4 países también se han involucrado en la guerra a través del envío de tropas, suministro de armas o abriendo el espacio aéreo, ellos son: Alemania, Noruega, Libia e Irak.

Alemania ha desplazado 1200 efectivos en Siria, su mayor presencia contingente militar en cualquier parte del mundo.

900 soldados tiene Estados Unidos en Siria.

Hasta ahora, no se ha encontrado una solución diplomática al conflicto, miles de personas continúan sufriendo, sin acceso a servicios básicos, los niños han perdido su infancia y miles de familias han sido separadas. El ataque químico perpetrado en Abril de este año no ha hecho más que revelar las acciones más crueles y antihumanitarias, producto de una guerra que parece no tener fin. Los números son alarmantes por donde se vean y aunque los organismos de Naciones Unidas han aunado esfuerzos por hacer llegar la ayuda humanitaria, esto no servirá de mucho si continúan los bombardeos y la sangrienta lucha. En esta guerra, como en todas, el daño colateral está resultando sorprendente. En pleno siglo XXI, se siguen luchando guerras en el que la meta ya es incierta, pero lo que sí es seguro son las consecuencias psicológicas y emocionales que deja en las personas, causando un círculo vicioso y eso se verá reflejado en unos cuantos años. Cuando los niños que nacieron en esta guerra tenga su versión propia de los hechos.

Como decía el gran historiador y geógrafo griego Heródoto de Halicarnaso “Ningún hombre es tan tonto como para desear la guerra y no la paz; pues en la paz los hijos llevan a sus padres a la tumba, en la guerra son los padres quienes llevan a los hijos a la tumba.”

Suscríbete a nuestro boletín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here