La ideología como base para construir la visión de futuro

La ausencia de ideología puede afectar la gestión del presidente Vizcarra. Por Luis Herrera Romero, analista político especialista en gestión pública.

0
848

En su obra la política en tiempos de indignación (2015); Daniel Innerarity nos dice que “(…) la vida política está protagonizada por gente que ha demostrado más habilidad para acceder a ella que para gobernar efectivamente, lo que necesariamente produce un incremento de la decepción” por lo que “la única manera de equilibrar esta situación es (…) pensar más en qué pueden hacer los gobiernos y menos en lo que pueden prometer”; éste planteamiento puede pensarse obvio pero en el caso peruano encierra una dificultad que es bueno plantear.

El 31 de diciembre último comentábamos el triunfo político que había obtenido el gobierno del presidente Vizcarra frente a la mayoría congresal fujimorista quienes fueron fácilmente derrotados en el referéndum y en el Congreso de la República. Este triunfo planteamos, otorgaba al gobierno una capacidad inédita de imponer reformas y objetivos de gestión pública para obtener resultados en lo económico y en lo social; de lo contrario, corría el riesgo de transformarse en una victoria pírrica que no le aportaría a la sostenibilidad de su gobierno.

Aquí se presenta una de las grandes dificultades para gobernar en el país – y es la falta de ideología en el gobierno de turno – no se ha planteado cual es la base conceptual sobre la que se construirá la visión de país; si está por una visión de tipo liberal, una más cercana al socialismo o simplemente se basará en una posición pragmática de los hechos. Esto es importante conocerlo, porque los modelos económicos los deciden los políticos y estos – así lo nieguen – tienen un pensamiento político base  y será en función a aquel que desarrollarán y tomarán sus decisiones.

En el caso peruano, al haberse polarizado la lucha política entre fujimoristas y antifujimoristas se dejó de lado la lucha ideológica abierta; algunos de nuestros políticos ocultan cautelosamente su pensamiento político para enmascararse como defensores de “algo”, cualquier tema que los mantenga en los medios; sin embargo, casos como la posición frente al Gobierno del Presidente Maduro ha llevado a que varios vayan mostrando la real dimensión de su pensamiento político.

Esa falta de identidad ideológica, le puede pasar factura al gobierno del presidente Vizcarra; así como muchos lo siguieron bajo las banderas de la lucha contra la corrupción, muchos necesitan seguirlo por su visión del futuro del país; y por ello es momento que tome posiciones firmes en algunos temas:

La Justicia. – A pesar de la promesa del referéndum, los órganos de justicia siguen emitiendo fallos controvertidos, donde los ladrones salen libres y los policías van presos, donde los corruptores pueden seguir contratando y además nos denuncian en instancias internacionales. Gran parte del problema viene de la concepción ideológica detrás del modelo del llamado Nuevo Código Procesal Penal, donde la capacidad sancionadora del Estado ha quedado maniatada frente a un modelo garantista excesivo; se requiere el cambio de la norma.

La situación migratoria. – Debe definir una posición real sobre la extensión y beneficios de la misma; cuando la población nacional crece un poco más del dos por ciento en un par de años producto de la migración venezolana, hay que tomar posiciones claras en ciertos temas; empleo, seguridad social, seguridad ciudadana, salud, educación, etc. Y desarrollar las normas que la hagan viable.

La modernización del Estado, El crecimiento de la planilla CAS durante el gobierno del presidente Vizcarra es una llamada de alerta, no todo anuncio presidencial debe acompañarse con la creación de una nueva dirección o entidad para su ejecución, los ministerios deben incrementar su eficiencia y no la cantidad de asesores; el anuncio del incremento de sueldos a los alcaldes se tomó como un anuncio populista; se debe exigir que SERVIR trabaje las escalas salariales de la administración pública contra indicadores de impacto social.

La Política Nacional de Competitividad y Productividad. – Clave para pensar el desarrollo futuro del país, tiene entre sus principales pilares la reforma laboral, el desarrollo de la infraestructura económica y social, el desarrollo de capacidades para la innovación; requerirá fortaleza ideológica para su rápida implementación, pues será la política que mayor controversia generará.

Hay muchos temas más sobre los que se puede hablar, pero creemos que estos son los principales de cara al corto plazo, la tendencia de las encuestas de popularidad presidencial informada por diversos medios, nos hablan de un estancamiento de la misma en los últimos meses y una disminución en el último mes; todavía no podemos señalar que haya una tendencia a la baja pero es un referente a considerar; además es sintomático que en la última elección para la presidencia de la AMPE, se hayan escuchado declaraciones que tildaron al presidente de “populista”, son señales que no se pueden negar.

Todos estamos por el éxito del gobierno, pero necesitamos una “visión” del futuro, de los objetivos a lograr, sino será una gestión más que abrirá la puerta a quienes tienen una visión anquilosada de la economía y desarrollo social, sino pregúntenle a los hermanos venezolanos.

Suscríbete a nuestro boletín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here