Marketing emocional, directo al corazón del consumidor

Es fundamental saber cómo se siente el consumidor cuando interactúa con una marca.

0
470

Nos preocupa la economía, nos enfadamos con la política y pasamos horas hablando de los resultados de nuestros equipos de fútbol… pero lo que realmente nos mueve, lo que nos motiva día a día, son las emociones.

Aquello que queda en nuestra memoria, que recordamos con el tiempo, que nos hace reaccionar frente a una situación determinada es aquello que nos conmueve, que consigue llegarnos directo al corazón.

En un entorno en el que, como consumidores, los mensajes que recibimos al día pueden contarse por centenares, conseguir que una idea, un producto, pueda llegar a motivarnos, pueda llegar a nuestro corazón, es un reto que pocas empresas pueden conseguir.

En la sociedad en la que vivimos el cliente es exigente y migra a la competencia con facilidad si ésta le ofrece mejores condiciones, o si algo le llama más la atención. Así, para poder llegar a impactar a los clientes hay que aportarles un valor añadido, aportarles una experiencia diferencial, algo de valor, algo de sentimiento.

En este ámbito juega un papel fundamental el denominado “marketing de sentimientos”, que tiene que ver con cómo se siente el consumidor cuando interactúa con una marca, cómo le impacta la experiencia de compra o cómo puede llegar a disfrutar mientras consume el producto.

La idea es tan primitiva como la creación de vínculos emocionales entre el consumidor y el producto, haciendo que “le llegue al corazón” y se acuerde de la marca, o del producto en sí, durante mucho tiempo, y sobre todo, cuando vaya a volver a realizar una compra similar. Seguro que si se detienen a pensar, hay muchos productos con los que sientes una afinidad especial, y eso es porque te identificas con sus valores, te sientes a gusto comprándolos o, simplemente, te identificas con su logotipo o mascota.

Para mejorar esas experiencias de cliente que tiene que ver con cómo se siente el consumidor, se puede recurrir a profesionales que entienden el ‘customer care’ no como un paso más, sino como un eslabón fundamental en la cadena de comercialización de un producto, que apuestan por el llamado “marketing de sentimientos” como algo esencial. En este sentido la agencia MADISON está especializada en crear ‘customer experience’ y fidelizar al consumidor.

Según nos indican desde esta agencia de marketing, “hay que escuchar al usuario e integrar su percepción sobre cada uno de los momentos en que entra en contacto con la empresa”.

En la actualidad, con las nuevas tecnologías, tenemos muchas formas para averiguar qué piensan nuestros consumidores sobre nuestra marca: redes verticales y horizontales, call centers, customer analytics… “Si queremos transformar a los clientes en fans de la marca es necesario pasar de relaciones transaccionales y racionales basadas únicamente en el producto, el precio y la calidad, a relaciones emocionales, basadas en la experiencia y el recuerdo”, señalan desde MADISON.

Fuente: trecebits.com

Suscríbete a nuestro boletín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here