Es necesario un cambio profundo

Ivanna Torrico, comunicadora social y máster en Marketing Político, intenta interpretar la política a través de la campaña del ahora encarcelado Lula da Silva: sigue siendo uno de los favoritos en su país, y es necesario saber por qué.

0
Fuente: Conclusion.com.ar

“No voy a parar porque ya no soy un ser humano, soy una idea, una idea mezclada con sus ideas”.

“Cuantos más días me dejen allí, más Lulas nacerán en este país”.

Son algunas de las palabras del conmovedor discurso que dio Lula da Silva antes de entregarse a la justicia de su país.

¿Discurso fascinante y conmovedor?, si, innegablemente.

En época de Campañas electorales se suele recomendar qué palabras calarían en lo más profundo del corazón de los electores, transmitir emociones, responder lo mejor que se pueda en los debates electorales, en fin, construir la imagen de un líder, una especie super héroe que responderá a las necesidades del pueblo.

A lo largo de la historia vimos que sentimos cierta fascinación por el líder hegemónico, ese ser superior, el guerrero, etc. sin ir más lejos, vemos como Luiz Inácio Lula da Silva en estos mismos momentos es el favorito en las encuestas en su país, él desde la cárcel hace campaña bajo el estribillo “Es Brasil feliz de nuevo”.

Los índices de su popularidad nuevamente alcanzan cifras inimaginables a pesar de las acusaciones que caen sobre sus hombros, nadie creería posible que este hombre tendría tanto apoyo. Algunos analistas dicen que Lula, líder del Partido de los Trabajadores, lanzará su candidatura el 15 de agosto y tiene muchas posibilidades de ser el vencedor a pesar de las acusaciones en su contra.

¿Es Lula la única opción para lo petistas, los mismos miembros del PP piensan que nadie podría hacerle sombra, qué pasaría si el Tribunal Supremo Electoral de Brasil decide negarle la postulación a la candidatura, habrá otro candidato con el mismo carisma y simpatía?

Al parecer, es una cosa que ni siquiera han considerado seriamente los petistas.

Esta fascinación por el líder caudillo, poco a poco se está convirtiendo en un serio obstáculo para la democracia en Latinoamérica.

Para ser justa, tengo que mencionar también que las alternativas a este movimiento de izquierda progresista tampoco nos están mostrando soluciones, según Datafolha en Brasil sólo el 3% considera que el gobierno de Michel Temer es “óptimo o bueno” y el 82% considera que su gobierno es “muy malo o pésimo”.

En la República Argentina, el gobierno de Mauricio Macri enfrenta una aguda crisis económica, el peso argentino se ha devaluado más de 10% en mayo y la gente lo siente en su bolsillo.

Este fenómeno que atraviesa Latinoamérica nos obliga a pensar que más allá de esa fascinación por el líder carismático, es necesario un cambio profundo, es necesario contar con partidos políticos sólidos que realicen elecciones internas y generen nuevos liderazgos, los partidos políticos deben transformarse desde lo más profundo, y no buscar únicamente llegar y permanecer en el poder.

Necesitamos instituciones sólidas e independientes, necesitamos creer otra vez en la democracia.

Necesitamos líderes que gobiernen para todos, tanto para sus simpatizantes como para sus detractores, necesitamos líderes que respeten las leyes, las instituciones, los Derechos Humanos, la libertad de expresión, etc.

El pueblo necesita un cambio profundo para enfrentar el futuro, miles de generaciones vienen por detrás y lo merecen.

Suscríbete a nuestro boletín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here