POR UN NUEVO LIDERAZGO POLÍTICO EN EL PERÚ

La coyuntura política nos muestra un juego de ajedrez entre dos posiciones políticas antagonistas; ambas señalan hablar por el pueblo; lo cierto es que se comportan como tribus.

0
604

Una teoría que trata de explicar el comportamiento político dentro de las sociedades es el tribalismo, el cual según la profesora norteamericana @amychua en su obra political tribes, se expresa cuando “los argumentos y políticas públicas dejan de importar y solo se hace lo que diga la tribu y punto”, definición que encaja perfectamente con la situación política actual del país.

Hablamos de tribus, porque en las últimas décadas se formaron dos grupos de interés a nivel político, los fujimoristas y los antifujimoristas; unos con el karma de la corrupción montesinista y los otros, dieciocho años después del término del gobierno de Alberto Fujimori, con serios cuestionamientos de otro tipo de corrupción, la corrupción de los lobbies empresariales.

En este raro escenario, donde ambas tribus políticas tienen cuentas negativas, las reales necesidades de la población como son educación, salud, empleo o simplemente que se reconstruya la pista destruida por el fenómeno del niño han pasado casi al olvido; a dichas tribus solo les interesa conquistar el espacio de la otra tribu y expulsarla del poder, ¿Cuál es el motivo?, unos afirman que es por el bien del país, otros que es para evitar ser denunciados por los otros ¿Por qué tendríamos que confiar en alguno de ellos?

Una demostración de dicho desinterés es la forma como se abordó la reforma del sistema de justicia, la propuesta de reforma no rompe los círculos de poder y de hermanismo existente, lo lógico era descabezar a todos los supremos de la conducción del Poder Judicial y Ministerio Público y reemplazarlos con los superiores más antiguos, con una promoción anticipada dentro de un nuevo sistema de ingreso y salida de ambas carreras, donde ningún supremo pueda permanecer más de seis años en el cargo, la meritocracia va de la mano con la renovación permanente; sin embargo, ambas tribus defienden a sus vocales y fiscales preferidos, no es la justicia lo que les interesa en sí, sino el interés de la tribu.

Igual es la situación en el plano político, la reforma política tiene temas de fondo que no se han tocado; la prohibición de partidos «vientre de alquiler», la prohibición de postulación a cargo de elección popular a los ciudadanos con denuncia fiscal  por cualquier tipo de delito, la renovación por mitades del congreso con la aprobación de un cronograma electoral para los próximos 10 años para su implementación, la cancelación del registro partidario de las organizaciones que no participen de forma efectiva y permanente en la vida política nacional, muchas cosas que deben considerarse y que han sido reducidas a si hay o no bicameralidad; nuevamente, no es que le interesa al país, sino que le interesa a la tribu.

En este escenario, donde cada tribu mantiene su propio interés y se enfrenta en un duelo de discursos políticos, el futuro se describe gris; las reformas a aprobarse no solucionan nuestros graves problemas y nuevas elecciones congresales tampoco solo detendría al país un año más en momentos en que nuestros indicadores económicos desmejoran. Lo peor es que no existe intención de enmienda, una y otra solo quiere ver a su contendor avasallado y humillado

Por eso el escenario plantea la obligación de construir nuevos proyectos político que se alejen de las ideologías, partidos y apellidos que solo piensan en sus propios intereses, que tuvieron la oportunidad y fueron cómplices por acción u omisión de los diferentes tipos de corrupción que nos afecta o que por lo menos fueron incapaces de realizar un buen gobierno; de todos ellos debemos alejarnos y construir estas opciones que sean capaces de conectarse con la inmensa mayoría del país, que no le interesa los conflictos políticos, sino la superación de sus propios problemas, es una tarea dinámica e incluso un sueño, pero todavía es posible.

¡Solo hay que tomar la decisión!

Suscríbete a nuestro boletín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here