El perfil del mentiroso perfecto

Una combinación explosiva: 5 características de la personalidad que dificultan la detección del engaño, por César Toledo, Consultor de comunicación, experto en análisis y master en Comportamiento No Verbal.

0
1288
Gráfica: Análisis No Verbal

Los humanos mentimos mucho, tenemos poca pericia para descubrir el engaño y, para colmo de males, nos consideramos buenos detectores de mentiras. Así nos va. Encontrar la verdad no es tarea sencilla; en muchos casos resulta imposible. La historia está llena de estafadores ilustres. Un telediario es suficiente para entender que sobran mentirosos en el mundo. Y no hace falta verlo entero, con los titulares del principio basta. Pero, ¿te has preguntado cuántos mentirosos pasan inadvertidos?

Nos gusta pensar que las trampas siempre salen a la luz, pero no es así. De hecho, la categoría de mentiroso perfecto solo se alcanza si no te descubren nunca. Por lo tanto, no podemos recurrir a la estadística. Nunca sabremos cuántos mentirosos perfectos hay, ni tendremos la oportunidad de analizar cómo se comportan. Para estudiar a un ejemplar habría que desenmascararlo antes, y en ese mismo instante dejaría de ser perfecto. Menuda faena para la ciencia.

Llegados a este callejón sin salida, solo podemos inferir algunos componentes de la personalidad que mejor casan con el perfil del mentiroso “ideal”, siempre y cuando se den todos a la vez en perfecta combinación. Según coinciden la mayor parte de los expertos, se trataría de una persona extrovertida emocionalmente muy estable, con marcados rasgos de psicoticismoalta inteligencia y buena memoria de trabajo.

Algunos de estos rasgos tienen su propia conducta no verbal característica, lo que puede ser de utilidad a la hora de indagar profesionalmente en la detección de la mentira. Y repárese en que escribo “indagar”, porque una cosa es buscar la verdad y otra encontrarla.

¿Quiere esto decir que el prototipo de personalidad descrito es más propenso a la mentira? Rotundamente no. Solo que las personas que disfrutan de este equipamiento de serie nos lo ponen más difícil para pillarlos.
Así que no empieces a buscar a tu alrededor ni te entregues a la paranoia: todos mentimos, solo que a algunos se les nota menos. Y a otros no se les nota nada:

5 características del mentiroso perfecto


1. Extrovertido

La extroversión no es un factor de riesgo para la mentira, pero ayuda. Las personas acostumbradas a una intensa actividad, versadas en el arte de las relaciones interpersonales, lo tienen mucho más fácil que los introvertidos. Suele ser gente asertivasociableespontánea y aventurera. Se mueven rápidohablan mucho, gesticulan con naturalidad, sonríen, se manejan bien en las distancias cortas y no rehuyen el contacto físico.

 

2. Emocionalmente estable

El neurótico no es un buen mentiroso. Emotividad, timidez, ansiedad, tensión o descontrol no son buenas aliadas del engaño. Por el contrario, las personalidades emocionalmente estables son más habilidosas a la hora de gestionar sus conductas y controlar la situación: tienen expresiones faciales más positivas y menos alterables, de postura abierta,  movimientos equilibrados, voz firme y serena, se muestran seguros e imperturbables.

 

3. Marcado psicoticismo

La ausencia de empatía o elevado psicoticismo es otro de los facilitadores de la mentira y de su ocultación. Esto no quiere decir que los empáticos no mientan, lo único es que lo harán de otra manera, casi “por nuestro bien”. Los psicópatas lo tiene más fácil, no solo por la ausencia de remordimientos, sino por su frecuente creatividad y frialdad. El buen psicópata es capaz de imitar cualquier comportamiento con tal de conseguir su objetivo, lo que dificulta considerablemente la detección de los pocos indicadores conductuales válidos del engaño.

 

4. Inteligente

La inteligencia es otro ingrediente imprescindible en la elaboración y ocultación de la mentira. Un elevado cociente intelectual, altas capacidades cognitivas, múltiples talentos y un buen manejo de la inteligencia emocional, son los aliados perfectos para mantener intacta la credibilidad. La inteligencia no tiene un patrón expresivo propio, pero tampoco es que cueste mucho identificarla. Aunque cuidado, la apariencia a veces nos juega malas pasadas, sobre todo cuando hay atractivo físico por medio.

 

5. Buena memoria de trabajo

Otra de las cosas en la que coinciden todos los científicos es que mentir requiere más esfuerzo mental que decir la verdad. Por eso hay que tener buena memoria para hacerlo. Sobre todo, memoria de trabajo, de corto plazo, con la que procesamos la información en tiempo real. En fracciones de segundo tenemos que tomar la decisión de mentir, inhibir la verdad almacenada en nuestra memoria, y componer una nueva versión de la realidad que resulte verosímil. Demasiado esfuerzo.

 

Cómo reconocerlos


La combinación de estas cinco características nos dibuja individuos muy seguros de sí mismos y que actúan de forma impulsiva. Aunque suelen presentar frialdad en el rostro, pueden manipular sus expresiones faciales para engañar, como la sonrisa en situaciones sociales. Son personas muy activas en su vida laboral y personal, pero solitarias: hacen muchos amigos con facilidad pero en realidad no tienen ninguno. No les importa que invadan su espacio íntimo o mantener una postura de acercamiento al hablar, si lo consideran necesario para conseguir lo que quieren. En cuanto al aspecto, se presentan públicamente en perfecto estado de revista, aunque probablemente en la intimidad sean despreocupados.

Pero, ¡cuidado! Estas son características genéricas que encajan con este prototipo de personalidad. En absoluto significa que quienes las presentan sean más proclives a la mentira. Solo que si quieren engañarnos, lo tendrán más fácil.

En conclusión


…hay muchos estudios sobre la personalidad de los mentirosos, pero todos se basan en los rasgos y conducta de quienes han sido pillados en el engaño. Si habitualmente es difícil descubrir la mentira, cuando se combinan extroversiónestabilidad emocionalpsicoticismointeligencia memoria de trabajo, la verdad podría ser un objetivo inalcanzable.

Suscríbete a nuestro boletín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here