Nota de Redacción:

El presidente Vizcarra convocó a referéndum, 9 de diciembre, para aprobar cuatro reformas constitucionales: la nueva conformación de la Junta Nacional de Justicia (ex Consejo Nacional de la Magistratura), la no reelección inmediata de congresistas, el financiamiento privado a los partidos y la bicameralidad en el Congreso. El presidente hizo un pedido nacional de voto: SÍ – SÍ – SÍ – NO. Negar la última reforma, bicameralidad, para evitar que los congresistas actuales puedan volver a postular. Con todo, el pueblo decide. EN LÍNEA solicitó el Dr. Luis Herrera Romero, presidente del Grupo de Información y Soporte Político – ISP, especializado en asesoría política y gestión de la comunicación política. ISP fue representante en Perú de la “Cumbre Mundial de Comunicación Política 2018”. Aquí su valioso análisis.

Hay dos grandes problemas estructurales que el Perú no puede solucionar. Primero: la corrupción, histórica en el país. La corrupción  no nació en los 90. Es segundo es un problema que los últimos 30 años y es que no dejamos de ser un país de ingreso medio. Nos cuesta dar el siguiente paso, para ser considerado un país de competencia económica a nivel mundial. Esto se debe a problemas de sistema y corrupción. El panorama político actual nos muestra a una ciudad confundida, que ve los problemas de la corrupción y ve que el avance en la economía no es el que se espera. Por lo tanto, la población enfurece y ve como responsable a los políticos, los personajes más envueltos en problemas de corrupción. Luego de buscar un responsable, la población busca alguien que administre esa furia y ahí aparecen nuevos líderes políticos, impulsados por grandes movimientos económicos. Esto va acompañado de los “antis”, que buscan acabar con todo el modelo político tradicional, en base a discursos populistas como pena de muerte, cárcel para todos y etc. Lo que hace el presidente Vizcarra es un recurso político valido. La única manera de hacer frente a un grupo de poder de mayoría como el Congreso, es contando con respaldo de la legitimidad de la calle.

SOBRE LAS 4 REFORMAS


Se están planteando 4 ejes de reforma, pero que a la larga (en el análisis de tipo estructural del país), no van a solucionar nada. En la primera reforma, la judicial, lo más notorio es cambiar el nombre del CNM por otro. Pero también cambiar los mecanismos de elección de los magistrados. ¿Eso realmente reforma la justicia? Yo creo que el problema va más de fondo.

En la segunda, sobre la regulación de financiamiento de partidos políticos, me parece acertado pero no completo. El gran problema de los partidos es que muchas veces son usados como vientre de alquiler. Son pocos los partidos formados con ideologías firmes. Lo que se debería de hacer es fortalecer a los partidos políticos, para que exista mayor seriedad en estas agrupaciones y busquen el bien común de la sociedad, fiscalizar el financiamiento es un buen mecanismo de control, pero eso no te garantiza la mejora de los partidos políticos.

En la tercera reforma, la no reelección de congresistas, personalmente estoy en desacuerdo ya que, por lo mismo de la reforma anterior, la apuesta en el sistema democrático es que se construyan partidos políticos. Y para eso necesitas tres cosas importantes: doctrina con visión, dirección política y tener militancia. La militancia se construye con tiempo de trabajo y experiencia, es deber de las organizaciones políticas hacer una correcta organización de talentos y -por qué no- reelegir a buenos congresistas.

La cuarta, el regreso a la bicameralidad, creo que es la reforma más tímida de las cuatro. No creo que con el regreso a la bicameralidad, el sistema político mejore. Ya hemos manejado anteriormente este mecanismo y la verdad no se ha visto mejoras. Quizá la cámara de senadores pueda hacer una mejor selección de las leyes, pero creo yo que es innecesario para el momento en el que vivimos.

Después del referéndum, la población exigirá mejoras y resultados. Es obligación del gobierno mostrar mejoras. Si no es así, el descontento irá creciendo y no existirá otra oportunidad de demostrar intención de cambio o trabajo, Los más beneficiados con el fracaso, son las agrupaciones políticas que se basan en populismo y propuestas extremistas para lograr el poder.

Fuente: Revista En Línea

Suscríbete a nuestro boletín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here